top of page
10.06.24
A nuestra cultura latinoamericana le falta evolución realmente, lo sé, pues yo vengo de una familia tradicional que a mis padres solo lo separó la muerte de mi madre. Los separo en cuerpo, pues mi papá vive en la misma casa, sigue durmiendo en la misma cama, sigue su rutina como si mami estuviera, con la única diferencia que él se despierta todas las mañanas y mami sigue durmiendo.

En varias ocasiones de mi niñez vi una que otra situación entre ellos que luego entendí de grande. Papi es excelente padre y respeto o mejor dicho le temió ( si un hombre tan grande le tenía miedo a su pequeña esposa) a mami.

Al crecer entre ellos dos como la favorita de papi, pero la hembra de la casa según mami, desarrollé una personalidad de autoridad y princesa que el que me conoce sabe, soy un híbrido entre Maléfica y Caperucita roja. Pasaron los años y seguí creciendo no solo físicamente, sino también psicológicamente.

Soy muy fuerte pero también resiliente. Siempre, pero siempre he sabido que no necesito pareja para estar completa.
¿Pues adivinen qué? Yo nací completa ( cabeza, 2 ojos, 1 nariz, 2 brazos, 2 piernas, tronco, intestino y demás cosas que los humanos llevamos dentro y todo funcionando en perfecto estado).

Mandarme a rehacer mi vida de verdad que no entiendo cuando me dicen eso. Divorciarse o estar soltero no se está dañado. Mi cerebro funciona muy bien, mi cuerpo igual. Mi vida está hecha y sigue hecha, no tengo que rehacerla en nada. Nací con vida y sigo con vida. Dejen de ver a las mujeres que no tienen un hombre a su lado como si están mal. No estamos mal, muchas como yo estamos en paz. Se debe formar una sociedad donde las mujeres sean valoradas por quienes son, no por su estado civil..

Por esta razón, muchas mujeres toman decisiones equivocadas por sentirse presionadas y creer que les falta algo, no es así, estamos completas.

A menudo es preferible estar sola y rodeada de los que te aman, que estar al lado de una persona que no te aprecie. Quiérete tu mujer, date todo ese amor que necesitas, confía en mí.

Sé auténtica, sé fiel a ti misma y no temas mostrar tu verdadera personalidad. La felicidad está en tus manos, no en las de otra persona.
¿Se paga un precio por ser excelente?

Aunque la excelencia tiene muchos beneficios, como el reconocimiento, la satisfacción personal, profesional y mayores oportunidades, es importante ser consciente de los desafíos y manejar el equilibrio de manera efectiva.

Si, ser excelente, tiene un precio. Con ella llega la crítica y no me refiero a la crítica que te hagan los demás, sino a la autocrítica, pues te presionas a ti mismo, que si no tienes cuidado puede llevarte a generar una gran frustración, pues siempre, pero siempre hay algo que mejorar.
Es importante que hagas un equilibrio entre las mejoras de tus habilidades y tu vida personal porque la dedicación excesiva a alcanzar la excelencia te aísla y destruye tu lado cotidiano que es tan necesario para la salud mental.

Cuando finalmente alcanzas el nivel deseado de rendimiento, entonces llega la presión constante para mantener la posición. Ojo aquí, esto es desgastante y super liberador de cortisol. Manejar las expectativas externas también es un factor que genera estrés. Sentir que todos observan tu ascenso o que todos esperan tu fracaso generalmente te va a mantener aprisionado de un miedo que muchas veces no existe. La mayoría de las personas están inmersas al igual que tú, en su propia guerra y realmente no te están observando.

No digo que no existan personas que, si quieren verte caer, y mejor dicho, que no subas. Pero son la minoría, pero muy mínima, casi todo el mundo está en lo suyo.

Pero esos pocos pueden ocasionar cierto malestar cuando escuchas críticas o se inventan historias macabras sobre tu persona. Usted tranquilo que tampoco eres un cheque de 10,000. Dólares para caerle bien a todo mundo. Si vas a igual que yo, camino a la excelencia solo te daré un consejo, que tu objetivo no te desvíe de tu felicidad.

Sigue adelante ascendiendo como hasta ahora, pero también ocúpate de tu familia, amigos, pareja y hasta mascotas, son excelentes ayudas cognitivas para llegar a la cima.
¿Por qué soy feliz?
Aprecio lo que tengo y no me quejo de nada. La queja permanente es una acción de descontento con uno mismo, estar en permanente queja atrae a la vida más situaciones por las que quejarse. Sé que es difícil no quejarse o díganmelo a mí. El tránsito, el calor, la educación de nuestro pueblo, los servicios de salud hasta para nosotros los médicos son dificilísimos, los precios de la canasta familiar y el combustible, la política, el trabajo, el salario y etc. que no termino.

Les tengo una anécdota. En febrero 2014 me fui a Boston a estudiar manejo del dolor crónico a cargo del Dr. Robert Feliz, médico anestesiólogo, director Hyde Park Pain, LLC Harvard Medical School.
A mi llegada todo excelente me gustó mucho el centro, los demás especialistas que acompañaban al Dr. Feliz y mis 3 compañeros más que al igual que yo buscaban nutrirse de las enseñanzas de los Dres del centro y sus técnicas, pues no tenía una semana en Boston cuando una mañana 7 am suena mi teléfono y es la jefa de servicio de enfermería del centro la cual me comunica que no había trabajo, pues el centro no iba a laborar por una tormenta de nieve.

Pues yo, ok gracias, y pienso que aprovecharía el día para hacer todas mis tareas y terminar de arreglar el dpto. que me habían prestado para mi estadía allá.

Todo muy lindo una tormenta de nieve tipo película, tuve que llamar a mi casero, pues no sabía cómo aumentar la calefacción y literalmente me estaba congelando. Pasó un día, el siguiente y el siguiente y nada de poder salir a la calle ni a la clínica, pues Boston estaba intransitable, habían muertos, desaparecidos y todo lo que conlleva una tormenta de esa magnitud. Mi casa, como era de esperar, se quedó sin suministros alimenticios y tuve que recurrir como buena dominicana a llamar a mis compatriotas. Una excelente amiga se arriesgó a prestarme ayuda y me fue a buscar a mi refugio y salí a la calle a pie. No se podía conducir. Recordar como ese viento helado quemó mi cara y me hizo sangrar por la nariz, la desesperación de querer regresar a mi casa y no poder.

Pues no había forma de llegar al aeropuerto y menos que salieran vuelos. Lloré mucho, lloré hablando con mi mamá y mi papá por teléfono, pues a pesar de que estaban allá ( Long island) no podían llegar a donde estaba, hablaba con mi hijos por teléfono y escucharlos jugando y envuelto en su mundo mientras dejaban el auricular en manos de su abuela y salían corriendo me hacía sentir ese calorcito que tenemos en esta isla y me reconfortaba un poco mientras duraba la llamada.

Pasó la tormenta, pude terminar mi entrenamiento, puede visitar mis familiares, me hicieron una fiesta de despedida y el recuerdo de aquellos 5 días bajo hielo se fueron borrando de mi psiquis. Volví aquí. ¡Dios mío! Qué felicidad me dio sentir ese golpe de calor infernal y exquisito de esta tierra y juré nunca más volverme a quejar de nuestro hermoso y loco clima.

Cómo lideró con el tránsito, fácil. Descubrí los audios libros y podcast muy enriquecedores. No hace mucho mi hijo entrando aquí a la casa junto con su novia, llegó un desaprensivo “hechando carrera“ y los atropelló. Gracias y vuelvo y doy las gracias a mi hijo y mi nuera no le pasó absolutamente nada, no más que el susto, pero mi auto quedó muy dañado. Yo me tuve que “guamiar” 3 meses usando Uber y a uno que otro compañero de trabajo si lo atrapaba en la hora de salida para que me diera un “ride” y me dejara en casa o cerca.

En esos 3 meses extrañé tanto los tapones, estar sentada escuchando las bocinas, sonar creyendo que por tocarla el auto de delante desaparecería, volví a tener auto y jamás me he quejado del tapón. O salgo más temprano o salgo más tarde y si me atrapa escucho cosas interesantes a través de Spotify. Y así voy por la vida.

Nací sin dientes y sin cabellos y todo el que me conoce sabe que parezco Lion king. A darme cuenta de que todo en mi vida es ganancia hice a la queja un lado, cada vez que me descubro queriéndome quejar observo todo lo bueno y maravilloso que hay en mi vida y agradezco. Agradezco tanto, pero tanto que me he dado cuenta en situaciones que supuestamente soy la afectada ( la perdedora) salgo ganando.
No acostumbro a quejarme. Casi nunca lo hago, pues entiendo que la queja solo trae miseria, igual que las preocupaciones. Tengo un dicho muy arraigado en mí que siempre recito “yo no me preocupo, yo me ocupo”.

Pero volviendo al tema. Bendito sea, estamos en el siglo XXI y todavía la gente, incluyendo las mujeres, le siguen aplaudiendo cualquier aptitud mal concebida al género masculino, mientras que a nosotras nos siguen tachando, marcando y hasta despreciando por el hecho de ser mujer.
Léanme bien.

Un hombre mujeriego es un bacano
Una mujer que ha tenido más de una pareja es una pu**.
Un hombre que no busca a sus hijos, ni los cuida, ni los mantiene, simplemente es hombre.

Una mujer con hijos que vive con ellos, está con ellos en todo, los mantiene de todo porque un día sale a divertirse y deja a sus hijos al cuidado de alguien de confianza, es una mala madre irresponsable.
Un hombre adulto que es soltero es un tipo que está enfocao’.
Una mujer adulta que es soltera es una queda’ que algún problema serio debe tener que no consigue hombre.

Es increíble que todavía la humanidad y nosotras mismas no entendamos que ser mujer u hombre no nos da méritos ni los quita.
Cuando me vienen con comentarios disfrazados de jocosos e inocentes, siempre tengo las respuestas exactas. Como dice una gran amiga: “Brígida Gómez, tú pareces pitcher de guagua pública ” Pues siempre tengo menudo para devolver.

No tengo miedo de responder de manera adecuada a cada intento de burla o falta de respeto a mi persona por el hecho de ser mujer.

Cuando subo una foto haciéndole reverencia a mi hermoso y valioso cuerpo de sureña ( cuerpo hecho de ron y sal) a las redes sociales siempre aparece un intrépido a decir: “mira está exhibiéndose” “no le da vergüenza una mujer médico y con hijos grandes” “una mujer tan vieja creyéndose carajita” mi respuesta para estos comentarios es:
Lo hago porque puedo, porque las fotos me la toman mis hijos y porque soy lo que tú anhelas ser.

Cuando me comentan en persona que cómo es que me gustan los hombres, pues, me veo que soy difícil, les digo:
Me gustan así HOMBRE (individuo que tiene las cualidades consideradas varoniles por excelencia), como él valor, firmeza, lealtad, discreción y seguridad en sí mismo).

Es verdad que siempre me ha gustado la moda y los buenos zapatos, pero no hay pregunta más tonta (encuentro yo) que cuestionarme qué llevo puesto, dónde lo compré y cuánto me costó. Siempre respondo:
Lo único costoso que llevo puesto son mis neuronas, y las conseguí de mi madre.

Esta me mata, ¿cuál es mi signo de zodiaco?. El mío es $$$. Y mi carta astral es poder visitar cada rincón de este planeta.

Y si me pongo a describirle aquí todas las preguntas indignantes que me hacen haríamos un libro que se llamaría “en serio los humanos son una raza desarrollada“ Y para terminar,  una que me hacen en algunas tertulias disque personales es:
¿Cuál es tu posición sexual favorita?
Jajajajajaja. Dios mío, la mía en serio no sé la de ustedes, pero la única posición que a mí me mata es la de CEO (chief executive officer)

Mi cama y mi alma.

Proteger nuestra intimidad es una lección crucial que, a menudo, adquirimos con experiencias dolorosas. En la búsqueda de conexión y compañía, a veces podemos ignorar las señales que indican que alguien no es compatible con nosotros. Al conocer a alguien, abrimos una parte vulnerable de nuestro ser, por lo que es esencial ser selectivos.

Las experiencias únicas de cada individuo moldean su camino. Algunos anhelan relaciones genuinas y profundas, mientras que otros pueden tener deseos menos nobles. La clave está en discernir cuáles son las verdaderas intenciones de la persona con la que nos relacionamos.

El encantamiento físico puede nublar nuestro discernimiento y llevarnos a ignorar señales de alerta. Debemos tener presente que no todo el tiempo la conexión física se traduce en una conexión emocional profunda o en una relación sana. El mejor consejo es prestar atención a como nos hace sentir esa persona en todos los planos: emocional, mental y físico.

Proteger nuestra seguridad y paz debe ser siempre una prioridad. Permitir el acceso a nuestra intimidad a otra persona implica un nivel de riesgo. Así que créelo cuando lees que lo mejor es estar segura de las precauciones adecuadas para cuidarnos, desde practicar sexo seguro hasta dejar claro los límites y tener una buena comunicación.

A ustedes que me leen aquí deben saber que, a través de nuestras vivencias, descubrimos que las relaciones más plenas, bonitas y significativas son aquellas en las que nos sentimos valorados, respetados y apoyados en todo. Por lo tanto, les escribo a los que no toman en cuenta estos detalles. Es obligatorio para no caer en juegos, tomarse el tiempo necesario para conocer verdaderamente a alguien antes de comprometerse a un nivel íntimo.

No se trata solo de quién está en nuestra cama, sino de quién está en nuestra vida y cómo esa persona nos hace sentir cuando las luces se apagan y las máscaras caen.

Cuando dejo que una persona entre a mi intimidad, también tomo en cuenta honrar y respetar mi propia valía, mi paz, y mi felicidad, solo así podemos priorizar el tiempo para crear conexiones importantes y, sobre todo, seguras.
He aprendido a disfrutar de toda la cama al dormir, a no preocuparme por cocinar los domingos y a regresar a casa a la hora que elijo.

Me he habituado a vivir sin dar explicaciones, a seguir mis pasiones, sin recibir críticas ajenas. He encontrado placer en los bocadillos de medianoche y en maratones de mis series preferidas, en cantar a todo pulmón y bailar por cada rincón del hogar.

He adoptado la costumbre de responder llamadas en cualquier momento y devolver mensajes a altas horas de la noche, de salir con amigos y escaparme de viaje algunos fines de semana.

Me he acostumbrado al aroma reconfortante del café matutino y a pasear descalza por el jardín, a tomarme mi tiempo para arreglarme y a cancelar planes a último minuto, simplemente porque me apetece. Tener consciencia de quién soy es el mejor sentimiento, verme al espejo cada día y saber que estoy orgullosa de mí. Me he acostumbrado a mis manías, a mi espacio personal, a mi soledad... y es, sinceramente, una sensación maravillosa.
Mariposa acuarela 14
He aprendido a alejarme de la gente que se aleja de mí, de la que se burla de mí, de la que me es hipócrita, de la que no celebran mis logros, de las que todo me lo critican, de las que hablan de mí a mis espaldas, pero de frente me alaban.

¿Por qué? Porque la vida es muy corta y no viviré cerca de gente que simplemente me ha quedado claro que no quieren bien para mi vida.

Eso sí, ustedes nunca me verán reclamando el porqué de su forma de ser. No permito que me aclaren nada, no necesito perdonar a nadie, no quiero conversaciones, ¡no quiero mensajes! Si usted a mí no me aprecia con todas mis sombras y solo quiere recargarse de mis luces, pues no, ¡ay!! No no, no.

Yo sé lo que soy, sé lo que tengo y sé cómo tratar la gente que amo. El hecho de que yo a usted lo aprecie no significa que usted me tenga que apreciar a mí, de eso estoy claro, pero no puedo ser tan hábil para algunas cosas y para otras no, yo recojo mi aprecio, mi buena vibra y hasta mi saludo y me retiro.

Así mismo, y por favor no me digan que “no seas así, Jesús perdono y hasta ceno con judas”. Si eso es verdad, digo lo dicen las escrituras y entonces yo me aprovecho de su cristianismo, adapto a su favor y también digo: “Jesús perdonó a la prostituta, le prometió al ladrón que estaría con él en el reino de los cielos, pero que pasó con judas? Anja. Exactamente, se contestaron solos. Y otra cosa, tampoco yo soy Jesús.

Entiendo que para vivir bien hay que estar rodeado de gente bien. Yo, en lo personal, no puedo vivir cuidándome de que decir, de que hacer o cómo comportarme cuando estoy con mi gente. Si tengo que hacer eso, pues esas personas no son mi gente. Y yo no comparto con nadie que no sea mío.
Yo lo escribo, yo lo hago, yo lo aplico, y ustedes que me están leyendo observe a su alrededor. Yo sé que van a encontrar seudoamistades como las que describí arriba, les voy a dar un consejo que NO me pidieron: aléjese, sí, aléjese como yo. Me lo va a agradecer. Usted verá cómo todo en su vida fluirá con más paz y más armonía. Deje de estar donde no lo quieren, deje de invitar a gente que no lo quiere, deje de regarla sus conocimientos y energía a quien no lo quiere.

¿Pero como yo sé que alguien no me quiere?

Fíjese cómo lo trata, chequee cómo lo minimiza, escuche lo que esa gente habla de usted cuando usted no está y lo más importante mire que nunca lo felicita cuando usted tiene alguna felicidad.
Mariposa 1 de la acuarela
Llego abril. Y con él, el segundo trimestre del año. Abril es un mes hermoso, es pura primavera. Si de casualidad los objetivos de principio de año no se han conseguido, vamos con este periodo. Excelente tiempo para empezar la rutina de ejercicio y buen comer. Conocer nuevos lugares, comprar algo nuevo. Mover su target hacia otro horizonte.

Como quiero compartir mis pensamientos, a ustedes que me leen, déjenme recordarles que ; hacer ejercicio y ponerte como prioridad no solo este mes, todos los días, meses, años. Es el primer actor de amor propio que representa la importancia de la disciplina, ser constante. Inicia hoy, antes o después del trabajo, y si no estás trabajando, pues levántate a quererte.

No hay excusas. Si eres mujer,hombre no importa porque dar el paso a la dedicación y cumplir las metas personales cura el alma, porque cada día es un nuevo comienzo y que manera de empezar a amarse cuidando nuestro cuerpo, cerebro, salud y autoestima.

El alejamiento de las plataformas digitales y el entretenimiento que provoca el deslizamiento hacia abajo, la observación de nuevas noticias, la lectura de rumores y todas las noticias de este país y otros, es únicamente eso, distracciones que siempre estarán ahí, actualizando novedades. Recuerda que hay una vida real donde existes tú fuera de todo lo virtual.

Aprovechemos lo que queda de este 2024 con lo más importante que cada uno tenemos: nosotros mismos.😜 Eso incluye nuestras prioridades como la familia, el trabajo, los amigos. Todos los que nos hagan bien.

La premisa que me evoca cada día es "No te puedes olvidar de ti", y es importante tener en cuenta que cada acción que emprendemos es prosperidad. Trabajar, compartir, tener una rutina, se hace menos difícil cuando recuerdas que quien importa eres tú, estás trabajando para lo tuyo, estás ejercitándote para ti, haces cambios porque tú los necesitas.

Tú familia, tus amigos siempre estarán contigo y eso son los únicos que importan.

Las otras cosas pasan a ser secundarias, dejamos de preocuparnos por las opiniones de aquellos que se encuentran fuera de nuestra burbuja.

Ya que estás leyendo este "diario blog", necesito que recuerdes que todos tenemos circunstancias, problemas y faltas también.

Pero si estás sano por dentro, sabrás cómo poder enfrentarte a todo lo que tienes y hasta lo que venga. Una persona segura, disciplinada y con ganas de vivir, demuestra que nada puede derrumbarla, porque el propósito que tiene cada día de ser feliz es más grande que todo lo que no se puede controlar.

Aprenderemos a recibir todo lo bueno con agradecimiento y lo malo como aprendizajes, pero también simplemente dejándolo atrás.
Dignificando el equilibro del corazón.
Todos saben lo meticulosa que soy con el cuidado de mi cuerpo y mi profesión.

Así como me ocupo de hacer cursos, talleres, habilitaciones, conferencias, máster, investigaciones en torno a mi afición y profesión que es la anestesia, así mismo cuido mi cuerpo: ejercicios, masajes, terapia, yoga, cremas hidratantes y uno que otros truquitos que utilizo como bótox y mis cremas 😉. (Claro que sí, yo estoy envejeciendo con presupuesto.) (A otros que envejezcan con dignidad.)

Volvamos al punto. Escribí estas líneas para recordarle que no solo es importante el trabajo, la familia, el cuerpo físico, no. Hay algo sumamente importante, y como no lo vemos, no reconocemos el valor que tiene cuidar el alma.

Así como usted lo lee, debemos cuidar el alma, y les diré cómo verla para que sepan cómo deben trabajar.

Le explicaré lo que es el alma a continuación: El alma se considera la parte inmaterial, espiritual o esencial de un ser humano que representa su identidad más profunda, su conciencia, emociones y sentido de individualidad.

Cuando usted se mira en el espejo y no para arreglarse, si no para verse, acérquese y cheque sus ojos, mire su color de ojo y mire el reflejo que hay en su iris. Si lo que ves te hace sentir bien y no llega ningún pensamiento negativo sobre tu propia persona, entonces cuidas tu alma.

No estoy hablando de conciencia, pues todos hemos hecho cosas que no es lo correcto, pero nos da cargo de consciencia ejemplo: decir que NO a un favor que sabemos que nos traerá problemas, imponer nuestro punto de vista a pesar de que no estén de acuerdo con nosotros, o alejarse de personas que queremos, pero que nos dañan.

Cuando usted se mira su alma y no le gusta lo que ve, entonces sí tiene que empezar a trabajar en ella. No es que tenemos que ser Santa Teresa de Calcuta, pero si ese sonido que tiene dentro de sus ojos no les da paz, revísese, vamos a hacer una higiene del alma.

Acércate al espejo y mira dentro de ti. Recuerda que no te importe si le caes bien a los demás, si te encuentras correcto o no, si te ven bello o feo, si no te aceptan como eres, lo importante es que el reflejo de ese espejo 🪞 te dé paz y que tú mismo digas: quiero contar y tener a mi lado a una persona como yo.
Si no es así, vamos a dieta.
El-arte-de-amarse-a-uno-mismo-1-Margarita-Alvarado.jpg