top of page
No acostumbro a quejarme. Casi nunca lo hago, pues entiendo que la queja solo trae miseria, igual que las preocupaciones. Tengo un dicho muy arraigado en mí que siempre recito “yo no me preocupo, yo me ocupo”.

Pero volviendo al tema. Bendito sea, estamos en el siglo XXI y todavía la gente, incluyendo las mujeres, le siguen aplaudiendo cualquier aptitud mal concebida al género masculino, mientras que a nosotras nos siguen tachando, marcando y hasta despreciando por el hecho de ser mujer.
Léanme bien.

Un hombre mujeriego es un bacano
Una mujer que ha tenido más de una pareja es una pu**.
Un hombre que no busca a sus hijos, ni los cuida, ni los mantiene, simplemente es hombre.

Una mujer con hijos que vive con ellos, está con ellos en todo, los mantiene de todo porque un día sale a divertirse y deja a sus hijos al cuidado de alguien de confianza, es una mala madre irresponsable.
Un hombre adulto que es soltero es un tipo que está enfocao’.
Una mujer adulta que es soltera es una queda’ que algún problema serio debe tener que no consigue hombre.

Es increíble que todavía la humanidad y nosotras mismas no entendamos que ser mujer u hombre no nos da méritos ni los quita.
Cuando me vienen con comentarios disfrazados de jocosos e inocentes, siempre tengo las respuestas exactas. Como dice una gran amiga: “Brígida Gómez, tú pareces pitcher de guagua pública ” Pues siempre tengo menudo para devolver.

No tengo miedo de responder de manera adecuada a cada intento de burla o falta de respeto a mi persona por el hecho de ser mujer.

Cuando subo una foto haciéndole reverencia a mi hermoso y valioso cuerpo de sureña ( cuerpo hecho de ron y sal) a las redes sociales siempre aparece un intrépido a decir: “mira está exhibiéndose” “no le da vergüenza una mujer médico y con hijos grandes” “una mujer tan vieja creyéndose carajita” mi respuesta para estos comentarios es:
Lo hago porque puedo, porque las fotos me la toman mis hijos y porque soy lo que tú anhelas ser.

Cuando me comentan en persona que cómo es que me gustan los hombres, pues, me veo que soy difícil, les digo:
Me gustan así HOMBRE (individuo que tiene las cualidades consideradas varoniles por excelencia), como él valor, firmeza, lealtad, discreción y seguridad en sí mismo).

Es verdad que siempre me ha gustado la moda y los buenos zapatos, pero no hay pregunta más tonta (encuentro yo) que cuestionarme qué llevo puesto, dónde lo compré y cuánto me costó. Siempre respondo:
Lo único costoso que llevo puesto son mis neuronas, y las conseguí de mi madre.

Esta me mata, ¿cuál es mi signo de zodiaco?. El mío es $$$. Y mi carta astral es poder visitar cada rincón de este planeta.

Y si me pongo a describirle aquí todas las preguntas indignantes que me hacen haríamos un libro que se llamaría “en serio los humanos son una raza desarrollada“ Y para terminar,  una que me hacen en algunas tertulias disque personales es:
¿Cuál es tu posición sexual favorita?
Jajajajajaja. Dios mío, la mía en serio no sé la de ustedes, pero la única posición que a mí me mata es la de CEO (chief executive officer)

Mi cama y mi alma.

Proteger nuestra intimidad es una lección crucial que, a menudo, adquirimos con experiencias dolorosas. En la búsqueda de conexión y compañía, a veces podemos ignorar las señales que indican que alguien no es compatible con nosotros. Al conocer a alguien, abrimos una parte vulnerable de nuestro ser, por lo que es esencial ser selectivos.

Las experiencias únicas de cada individuo moldean su camino. Algunos anhelan relaciones genuinas y profundas, mientras que otros pueden tener deseos menos nobles. La clave está en discernir cuáles son las verdaderas intenciones de la persona con la que nos relacionamos.

El encantamiento físico puede nublar nuestro discernimiento y llevarnos a ignorar señales de alerta. Debemos tener presente que no todo el tiempo la conexión física se traduce en una conexión emocional profunda o en una relación sana. El mejor consejo es prestar atención a como nos hace sentir esa persona en todos los planos: emocional, mental y físico.

Proteger nuestra seguridad y paz debe ser siempre una prioridad. Permitir el acceso a nuestra intimidad a otra persona implica un nivel de riesgo. Así que créelo cuando lees que lo mejor es estar segura de las precauciones adecuadas para cuidarnos, desde practicar sexo seguro hasta dejar claro los límites y tener una buena comunicación.

A ustedes que me leen aquí deben saber que, a través de nuestras vivencias, descubrimos que las relaciones más plenas, bonitas y significativas son aquellas en las que nos sentimos valorados, respetados y apoyados en todo. Por lo tanto, les escribo a los que no toman en cuenta estos detalles. Es obligatorio para no caer en juegos, tomarse el tiempo necesario para conocer verdaderamente a alguien antes de comprometerse a un nivel íntimo.

No se trata solo de quién está en nuestra cama, sino de quién está en nuestra vida y cómo esa persona nos hace sentir cuando las luces se apagan y las máscaras caen.

Cuando dejo que una persona entre a mi intimidad, también tomo en cuenta honrar y respetar mi propia valía, mi paz, y mi felicidad, solo así podemos priorizar el tiempo para crear conexiones importantes y, sobre todo, seguras.
He aprendido a disfrutar de toda la cama al dormir, a no preocuparme por cocinar los domingos y a regresar a casa a la hora que elijo.

Me he habituado a vivir sin dar explicaciones, a seguir mis pasiones, sin recibir críticas ajenas. He encontrado placer en los bocadillos de medianoche y en maratones de mis series preferidas, en cantar a todo pulmón y bailar por cada rincón del hogar.

He adoptado la costumbre de responder llamadas en cualquier momento y devolver mensajes a altas horas de la noche, de salir con amigos y escaparme de viaje algunos fines de semana.

Me he acostumbrado al aroma reconfortante del café matutino y a pasear descalza por el jardín, a tomarme mi tiempo para arreglarme y a cancelar planes a último minuto, simplemente porque me apetece. Tener consciencia de quién soy es el mejor sentimiento, verme al espejo cada día y saber que estoy orgullosa de mí. Me he acostumbrado a mis manías, a mi espacio personal, a mi soledad... y es, sinceramente, una sensación maravillosa.
Mariposa acuarela 14
He aprendido a alejarme de la gente que se aleja de mí, de la que se burla de mí, de la que me es hipócrita, de la que no celebran mis logros, de las que todo me lo critican, de las que hablan de mí a mis espaldas, pero de frente me alaban.

¿Por qué? Porque la vida es muy corta y no viviré cerca de gente que simplemente me ha quedado claro que no quieren bien para mi vida.

Eso sí, ustedes nunca me verán reclamando el porqué de su forma de ser. No permito que me aclaren nada, no necesito perdonar a nadie, no quiero conversaciones, ¡no quiero mensajes! Si usted a mí no me aprecia con todas mis sombras y solo quiere recargarse de mis luces, pues no, ¡ay!! No no, no.

Yo sé lo que soy, sé lo que tengo y sé cómo tratar la gente que amo. El hecho de que yo a usted lo aprecie no significa que usted me tenga que apreciar a mí, de eso estoy claro, pero no puedo ser tan hábil para algunas cosas y para otras no, yo recojo mi aprecio, mi buena vibra y hasta mi saludo y me retiro.

Así mismo, y por favor no me digan que “no seas así, Jesús perdono y hasta ceno con judas”. Si eso es verdad, digo lo dicen las escrituras y entonces yo me aprovecho de su cristianismo, adapto a su favor y también digo: “Jesús perdonó a la prostituta, le prometió al ladrón que estaría con él en el reino de los cielos, pero que pasó con judas? Anja. Exactamente, se contestaron solos. Y otra cosa, tampoco yo soy Jesús.

Entiendo que para vivir bien hay que estar rodeado de gente bien. Yo, en lo personal, no puedo vivir cuidándome de que decir, de que hacer o cómo comportarme cuando estoy con mi gente. Si tengo que hacer eso, pues esas personas no son mi gente. Y yo no comparto con nadie que no sea mío.
Yo lo escribo, yo lo hago, yo lo aplico, y ustedes que me están leyendo observe a su alrededor. Yo sé que van a encontrar seudoamistades como las que describí arriba, les voy a dar un consejo que NO me pidieron: aléjese, sí, aléjese como yo. Me lo va a agradecer. Usted verá cómo todo en su vida fluirá con más paz y más armonía. Deje de estar donde no lo quieren, deje de invitar a gente que no lo quiere, deje de regarla sus conocimientos y energía a quien no lo quiere.

¿Pero como yo sé que alguien no me quiere?

Fíjese cómo lo trata, chequee cómo lo minimiza, escuche lo que esa gente habla de usted cuando usted no está y lo más importante mire que nunca lo felicita cuando usted tiene alguna felicidad.
Mariposa 1 de la acuarela
Llego abril. Y con él, el segundo trimestre del año. Abril es un mes hermoso, es pura primavera. Si de casualidad los objetivos de principio de año no se han conseguido, vamos con este periodo. Excelente tiempo para empezar la rutina de ejercicio y buen comer. Conocer nuevos lugares, comprar algo nuevo. Mover su target hacia otro horizonte.

Como quiero compartir mis pensamientos, a ustedes que me leen, déjenme recordarles que ; hacer ejercicio y ponerte como prioridad no solo este mes, todos los días, meses, años. Es el primer actor de amor propio que representa la importancia de la disciplina, ser constante. Inicia hoy, antes o después del trabajo, y si no estás trabajando, pues levántate a quererte.

No hay excusas. Si eres mujer,hombre no importa porque dar el paso a la dedicación y cumplir las metas personales cura el alma, porque cada día es un nuevo comienzo y que manera de empezar a amarse cuidando nuestro cuerpo, cerebro, salud y autoestima.

El alejamiento de las plataformas digitales y el entretenimiento que provoca el deslizamiento hacia abajo, la observación de nuevas noticias, la lectura de rumores y todas las noticias de este país y otros, es únicamente eso, distracciones que siempre estarán ahí, actualizando novedades. Recuerda que hay una vida real donde existes tú fuera de todo lo virtual.

Aprovechemos lo que queda de este 2024 con lo más importante que cada uno tenemos: nosotros mismos.😜 Eso incluye nuestras prioridades como la familia, el trabajo, los amigos. Todos los que nos hagan bien.

La premisa que me evoca cada día es "No te puedes olvidar de ti", y es importante tener en cuenta que cada acción que emprendemos es prosperidad. Trabajar, compartir, tener una rutina, se hace menos difícil cuando recuerdas que quien importa eres tú, estás trabajando para lo tuyo, estás ejercitándote para ti, haces cambios porque tú los necesitas.

Tú familia, tus amigos siempre estarán contigo y eso son los únicos que importan.

Las otras cosas pasan a ser secundarias, dejamos de preocuparnos por las opiniones de aquellos que se encuentran fuera de nuestra burbuja.

Ya que estás leyendo este "diario blog", necesito que recuerdes que todos tenemos circunstancias, problemas y faltas también.

Pero si estás sano por dentro, sabrás cómo poder enfrentarte a todo lo que tienes y hasta lo que venga. Una persona segura, disciplinada y con ganas de vivir, demuestra que nada puede derrumbarla, porque el propósito que tiene cada día de ser feliz es más grande que todo lo que no se puede controlar.

Aprenderemos a recibir todo lo bueno con agradecimiento y lo malo como aprendizajes, pero también simplemente dejándolo atrás.
Dignificando el equilibro del corazón.
Todos saben lo meticulosa que soy con el cuidado de mi cuerpo y mi profesión.

Así como me ocupo de hacer cursos, talleres, habilitaciones, conferencias, máster, investigaciones en torno a mi afición y profesión que es la anestesia, así mismo cuido mi cuerpo: ejercicios, masajes, terapia, yoga, cremas hidratantes y uno que otros truquitos que utilizo como bótox y mis cremas 😉. (Claro que sí, yo estoy envejeciendo con presupuesto.) (A otros que envejezcan con dignidad.)

Volvamos al punto. Escribí estas líneas para recordarle que no solo es importante el trabajo, la familia, el cuerpo físico, no. Hay algo sumamente importante, y como no lo vemos, no reconocemos el valor que tiene cuidar el alma.

Así como usted lo lee, debemos cuidar el alma, y les diré cómo verla para que sepan cómo deben trabajar.

Le explicaré lo que es el alma a continuación: El alma se considera la parte inmaterial, espiritual o esencial de un ser humano que representa su identidad más profunda, su conciencia, emociones y sentido de individualidad.

Cuando usted se mira en el espejo y no para arreglarse, si no para verse, acérquese y cheque sus ojos, mire su color de ojo y mire el reflejo que hay en su iris. Si lo que ves te hace sentir bien y no llega ningún pensamiento negativo sobre tu propia persona, entonces cuidas tu alma.

No estoy hablando de conciencia, pues todos hemos hecho cosas que no es lo correcto, pero nos da cargo de consciencia ejemplo: decir que NO a un favor que sabemos que nos traerá problemas, imponer nuestro punto de vista a pesar de que no estén de acuerdo con nosotros, o alejarse de personas que queremos, pero que nos dañan.

Cuando usted se mira su alma y no le gusta lo que ve, entonces sí tiene que empezar a trabajar en ella. No es que tenemos que ser Santa Teresa de Calcuta, pero si ese sonido que tiene dentro de sus ojos no les da paz, revísese, vamos a hacer una higiene del alma.

Acércate al espejo y mira dentro de ti. Recuerda que no te importe si le caes bien a los demás, si te encuentras correcto o no, si te ven bello o feo, si no te aceptan como eres, lo importante es que el reflejo de ese espejo 🪞 te dé paz y que tú mismo digas: quiero contar y tener a mi lado a una persona como yo.
Si no es así, vamos a dieta.
El-arte-de-amarse-a-uno-mismo-1-Margarita-Alvarado.jpg

El dragon y sus príncipes

dragon_PNG84519 (1).png

Existen muchas historias no solo en la imaginación, sino también en la vida real en las que un heroico caballero salva a la damisela en peligro. 

Este relato no es uno de ellos. 

Saben que este blog es sobre una profesional de la salud, específicamente una Dra. en anestesiología, que escribe aquí sobre sus vivencias personales y cómo se enfrenta a la vida y sus emociones. No solo es una profesional, sino un ser humano. 

Tanto el que me conoce en persona como a través de mis publicaciones me ven como un ser fuerte, imponente, decidida y capaz de sobrevivir a todo. Y si es así. Yo lo único que tengo de princesa de cuentos de hadas es el dragón que vive en mí.

Para nadie es un secreto que llevó dos divorcios,  y esa mala costumbre que tiene la gente de decirme: “ay mana, tienes que elegir mejor, no entiendo por qué fracasan tus relaciones”Eres una mujer perfecta para cualquiera, pero siempre a buscas el mismo patrón. ” “Es que eres muy fuerte mujer, tienes que bajarle, a los hombres no le gustan las mujeres que se imponen tanto”.

Antes me molesta ese tipo de comentarios. 
Me defendía diciendo: como yo voy a elegir una persona con tal cualidad, a mí simplemente se me engañó, se me disfrazó de una cosa y al pasar el tiempo salió quién realmente era. Como que no sea imponente, pues si no me impongo, me pisan.   Como que elijo él mismo patrón, si yo detesto el engaño. Como que no me duran las relaciones, si a mis dos matrimonios le he dedicado 10 años a cada uno. (Si me casé a los 19 y luego me volví a casar a los 33). 

Al pasar el tiempo he dejado de defenderme sobre ese tema y solo asiento con la cabeza y contesto: “siiii, tienes razón, la verdad es que tengo que ponerle un inversor de 14 baterías a mis relaciones pasadas para que nunca se le vaya la luz. 🕯️” 
Hace poco estuve con mis besties que me adoran. Les digo que me adoran, pues, me lo demuestran y me incluyen en sus cosas. Incluso le gusta mi manera de ver la vida.
No sé cómo llegó el tema y me dijeron: “morena, ya está bueno, necesita tener alguien con quien salir del sexo opuesto”, a lo que contesté: No me jod€£¥ con eso. Que no estoy en gente. Para resumir, me mandaron a terapia porque estoy muy negativa 🤣🤣. 

Hago terapia y estoy muy contenta con mi terapeuta, incluso ustedes que me leen cuando me escriben esos mensajitos privados me ayudan bastante.
Me encantan y sé que muchos de ustedes piensan como yo, pero como yo no tengo miedo, #nialmalamen yo lo hago público, mis pensamientos. 
Solo quiero que sepan que si soy un Dragón y que si tengo mi propia torre y mi propio tesoro, que no necesito ningún caballero andante de brillante armadura que me rescate o en mi caso que me domine.

Yo nunca voy a elegir una persona que me lastime, simplemente y a pesar de mis garras y mis dientes tan afilados, he confiado en personas que solo querían saber lo que se sentía al montar un dragón y disfrutar de su protección y fuego.

No soy víctima de nadie, solo de mi propia esencia, pues aunque surco los cielos con mis alas enormes y brillantes escamas. Aunque soy capaz de quemar todo a mi paso, aunque puedo vivir más de mil años en soledad, he querido ver en otro mi esencia. He visto lealtad donde solo hay deshonestidad, he confundido juramento donde solo ha existido obra teatral. He dejado de volar para caminar y verme a la par de un mortal. 

Yo sé que usted, igual que yo, nunca va a elegir a una persona que lo lastimé. Cuidado, cuando opinemos, y  señalar que  “eliges el mismo patrón”.  Se debe aceptar que muchas personas están enmascaradas de príncipes o princesas y realmente son carroñas. 

Un recordatorio: Las personas que no se valoran a sí mismo, carecen de la capacidad de valorar su alrededor, por eso hay que tener presente que el derecho de sentirse respetado es tuyo y tienes que trabajar mentalmente porque nadie te robe tu capacidad de sentir lo que vales y digno de lo que mereces.  Cuando olvidas aquello que mereces te vuelves invisible. Por eso me mantendré en mi constante presencia en mis cielos, y a medida que transcurren días, me encuentro aún más luminosa, irradiando luz, claridad y destellos.

dg1l3sv-2fac3764-fe29-456d-af0b-2f7489aed345.png

Tras las máscaras: la dualidad de la identidad
 

34bb0e07d1bc5f41c6cc0e6c3d21fa5c (1).png

Desde siempre hemos sido sorprendidos por el accionar de personas que no podemos entender, incluso decimos: “pero qué le pasó, él/ ella no es así.”

Y resulta que sí, que sí es así. Lo que ha pasado es que ocultó su verdadero “YO” detrás de una máscara que muchas veces está hecha de amabilidad, empatía, carisma, humildad y barro. 

La mayoría de las personas ocultan su personalidad por varias razones. Ejemplo: miedo al rechazo, para encajar en determinados grupos o simplemente por autocensura.

A veces, y me refiero en el caso de que personas se muestren frente al mundo como heterosexual sabiendo ellos mismos que sus preferencias son muy ajenas a estas o simplemente no sienten interés sexual y eligen proyectar una imagen de Don Juan/a, pues creen según su crianza y religión que así se librarán del ojo de juez del público.

Todos usamos máscaras lo más común es tener una para nuestra personalidad pública, la interior que guardamos para nosotros y la verdadera que incluso la ocultamos tanto hasta de nosotros mismos. 


Esta complejidad de nuestro propio ser puede llevarnos a un conflicto interno que, al sentirnos inconformes o “dañados” vamos por el mundo haciéndole mal a los demás. 

Cuidado con las máscaras, en esta sociedad es obligatoria usarla. El problema está cuando no sabes en qué momento de tu vida no es necesaria y no distingues cuando ser tú o dejar de actuar.

Vivir enmascarado es una elección que yo no pienso decirles si está bien o mal, cada quien en su carnaval. 

Lo que sí les digo es que sean responsables de sus resultados, no le pongan la responsabilidad a los demás de su propio ser, es bueno quitarse la máscara y decirse a uno mismo me pase. No vaya por la vida creyéndose su propia película, recuerde que es eso, una película y que solo estás actuando. 

Aceptarse a sí mismo y manejar la dualidad entre mi ser y mi proyección ante el mundo.
No utilice a las personas para su propio bienestar y luego para desecharlas no les hagan sentir que quien tiene el problema es el otro. 


Acéptese y enfóquese en mejorar, y si no puede, pues no involucre a los demás en su circo. 
Tengo una frase muy arraigada que hace tiempo interiorizo cada vez que he actuado en obras de teatro sin saber. 
“La gente dañada, daña personas”
Y una nueva que agarré de la forma más estúpida que ni yo me lo creo, pero sí, aun siendo tal perspicaz al momento de entrar a circos forasteros es esta:
“La puñalada no es la que duele, es voltear la cara y ver los ojos de quien te la clava”.

 

En conclusión: es verdad que tenemos que vivir disfrazados para poder encajar en este mundo de personas cuasiperfectos e intolerantes a la realidad, pero tener cuidado a quien engañamos, es importantísimo. 

 

Usted no sabe el estado de la psiquis de su víctima, la mayoría se deprime, pero algunos se vengan y la venganza del pendejo es catastrófica y más si le piden al Karma que los ayude. 


Piénselo, busqué la razón por la que no duerme y, aunque no soy muy creyente, hay un versículo de la biblia que me encanta y para despedirme se lo escribí aquí abajo. 

“No hay paz para los malos, dice Jehová”.
Isaías 48:22

Estoy en una etapa de mi vida en que le doy más gracias a Dios, por lo que no se me da, que por lo que sí.

12-121715_vector-transparent-happiness-emoticon-transprent-png-carita-feliz.png

23-02-2024

Navegando las aguas de la crítica.

La crítica siempre ha sido parte inherente del ser humano. Hacemos juicio de todo a diario. Incluso a quien más criticamos es a nosotros mismos. Casi siempre, al mirarnos al espejo en la mañana, nuestra primera reacción es ordenarnos el cabello, seguido de mirarnos la cara y luego el cuerpo, y pensamos: “qué gordo estoy, qué feo está mi cabello, esta arruga es nueva”.
 
Y así como somos con nosotros, somos con los demás. Ser víctima de crítica para algunas personas como yo es beneficiosa, pues dependiendo de quién la realice, la tomo en consideración.

Si la crítica es objetiva, me detengo a evaluar mis tareas y acciones. Si la crítica es subjetiva, pues esta no le prestó mucha atención, dado que quien hace este tipo de crítica está dando su opinión personal y la vida me ha enseñado en estos 45 años que lo que abunda en el corazón es lo que sale por la boca.


Ejemplo: no existe una persona a la que le encante más hablar de que el otro es ladrón que un timador. Otro ejemplo: Todo aquel que tiene una conducta moral dudosa es a quien más le gusta tildar al otro de inmoral.

Muchas veces, en la crítica subjetiva se esconde el verdadero ser de la persona. “Lo que te molesta de mí, tiene que ver contigo”. La crítica también afecta dependiendo de la persona que te la haga. Si es tu pareja, amigos, familiares, tiene una connotación destructiva en tu autoestima.

Si tu autoestima es fuerte y sana lo más probable es que no le haces caso a la crítica, si está mal intencionada o tomas medidas de corrección si realmente viene con amor y palabras dulces; puesto que cuando un familiar o pareja siente amor por nosotros sus palabras nunca serán duras aunque estén subidas de tono.

Si la crítica viene sin amor, sin empatía y sin base, pues, amigos, pásensela por la nariz y tiren el pañuelo.

Mis estrategias para afrontar la crítica destructiva:
1. Reconocer que la crítica no siempre refleja la realidad objetiva.
2. ⁠la percepción de cada persona está influenciada por su experiencia personal, miedos y traumas.
3. ⁠Trató de comprender las perspectivas del crítico e identificó cualquier verdad útil.
4. ⁠Apartó la crítica valiosa de los comentarios malintencionados.
5. ⁠ Y por último, lo más importante siempre, pero siempre analizo de dónde viene la crítica.

Responder con amabilidad es uno de mis mayores logros personales frente a las críticas. Y puedo escribir que de verdad lo he logrado.

Como todos saben, mi profesión me ha llevado a varios escenarios científicos, a presentar mis investigaciones y experiencias. Ustedes no se imaginan el terror que causa hablar en frente de personalidades científicas de respeto y que varios de esos señores se levanten a cuestionar de manera objetiva tus argumentos.

En esos escenarios me ha ayudado mucho mantener la calma y ofrecer respuestas reflexivas. Siempre me hace salir airosa de esa situación.

A nivel científico lo he logrado, entonces a nivel personal no es verdad que es más difícil.

Tome la crítica de dónde viene. Si es alguien que usted ama, piense en ella. Si descubre que es mal intencionada, pues aléjese de esa persona y no se estrese que el amor a distancia existe. Siga amándolo, pero de lejos no importa quién sea.

Si es hecha por personas ajenas a sus sentimientos, pues cheque que clase de crítica es. (Objetiva, subjetiva o malintencionada). Y con lo que ya leyó arriba sabe que hacer. “Recuerde, si el que lo critica no es ejemplo, pues no cuenta. “

Me despido escribiéndole esto para usted y para mí, ya que somos tan raudos y veloces para criticar a los demás: un primer paso para deshabituarse de estas viejas costumbres falsas de criticar es prestar atención solo a los aspectos positivos de los demás. En lugar de ver los defectos de las personas que nos rodean, podemos resaltar aquello que sí hace bien. Así se rompe el ciclo y hacemos la diferencia.

19-02-2024
La mejor venganza:

Para entrar en contexto paso a desarrollar la semántica de esta palabra:

“Venganza”.
Sustantivo femenino. “Castigo o daño que se aplica a una persona (o varias) en respuesta a una ofensa previa que esta hizo.”

Bien ya, gracias a Wikipedia por el aclaramiento.

Continúo… Lo más normal y común es querer vengarse de alguien que entiendes que te hizo daño. Tener ese sentimiento es lo más común del mundo, al igual que sentir hambre. ¿Por qué? Pues resulta que cuando nos sentimos traicionados, burlados, engañados o, como yo digo, decepcionados, se activan unas regiones específicas de nuestro cerebro (la corteza insular, el putamen, la circunvolución frontal superior y la corteza frontal media).

Esta es la razón por la que nos sentimos tan abrumados frente a un agravio que entendemos que no merecemos.

Yo, al igual que todos, he sido afectada por esa sensación tan fuerte y desesperante como el deseo de venganza.

Gracias al código penal de nuestro país, en el artículo 296 me ha hecho entrar en calma, pues resulta que, según nuestra ley, no importa el daño que alguien te cause. Si lo exterminas con premeditación y alevosía, serás juzgado y condenado a cárcel. Y de verdad no poder usar stilettos y no poder ir a la playa por vengarme me hace entrar en calma.

¿Ahora una pregunta: siempre que te quieres vengar de alguien, lo consideras tu rival? Cuando yo me hago esa interrogante, entonces pienso, caramba, para ser mi rival tiene que estar en mi misma categoría.

Eso lo aprendí con mi papá. Mi Papi Cayacoa disfruta mucho del boxeo (deporte atroz para mí) y por ser su favorita (tranquilos, mis 5 hermanos lo saben), pues lo he acompañado en varias ocasiones a ver ese tipo de evento. Una vez le pregunté que por qué las mujeres no peleaban contra hombres en ese deporte y me dijo que no, pues los contrincantes tienen que estar en igual condición (peso, tamaño, condición física).

Reflexiono sobre esas observaciones de mi progenitor y las aplico a mi estado de emoción cuando me llega el sentimiento de venganza.

Vengarme de alguien que yo entiendo me hizo mal a propósito, lo pone a en mi categoría y de verdad que yo no soy capaz de levantarme en la mañana pensando en cómo dañar al otro. Yo no invento cuentos para difamar a alguien por el simple hecho de que me cae mal.

No utilizo las personas para mi beneficio personal, no me creo la película de que soy más inteligente que los demás. No me burlo de los sentimientos de los demás y mucho menos abuso del privilegio de que alguien me quiera.

No le vendo sueños a nadie, tampoco les hago creer que son importantes para mí cuando no es así. Me voy más lejos, yo no soy capaz ni de enseñar un mensaje para mofarme de los sentimientos o interés que tenga cualquier persona por mí.

Esa soy yo, y como yo soy así, cuando el otro no actúa como yo, entonces vienen a mí esos sentimientos desagradables, los cuales he aprendido a gestionar, ya que vuelvo y repito: no todos estamos en la misma categoría.

Listo. Señores, aunque ustedes no lo crean. Todo cae en su lugar y no importa que el otro aparentemente no pague el mal que les ocasionó.

Existen algo mayor que las apariencias y es la consciencia. Hay mucha gente que no duerme por el ruido que le hace su conducta.

Existen mucho trastorno del sueño por el hecho de ser un hijo de P£€£. La mejor venganza es dejar a los otros con su consciencia y que usted siga para lante' que son más los buenos que los malos.